Comer balanceado en Venezuela es posible: Recomendaciones nutricionales

En la actualidad, en Venezuela se deben enfocar los cambios en la alimentación con intervenciones que promuevan hábitos saludables, que contribuyan a lograr los objetivos de crecimiento y desarrollo adecuados a las diferentes etapas de la vida, de manera que se pueda prevenir déficits o excesos lo cual podría repercutir en el estado de salud del individuo.

Es importante promover patrones saludables de alimentación, enfatizándose en una variedad de alimentos que aporten los nutrientes de calidad para cubrir las necesidades individuales, basada en la edad, genero, las preferencias personales o culturales, acceso a los alimentos y capacidad para los cambios de conducta.

 

Se deben incluir alimentos de los tres grupos básicos de alimentos:

 

Carbohidratos: leguminosas, cereales de grano entero, panes variados, tubérculos, pastas y arroz, en diversas preparaciones. Frutas en trozos, hortalizas y vegetales, que aporten fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes en la dieta diaria y leche baja en grasa, evitando la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar para reducir el riesgo de la ganancia de peso y deterioro del perfil cardiometabólico en aquellas personas a riesgo de desarrollar diabetes, obesidad e hipertensión arterial. En niños es preferible leche entera. Es importante la incorporación de vegetales y hortalizas para garantizar aporte de vitaminas y minerales.

Grasas: contenidas en pescados como atún, sardinas, al menos dos veces a la semana, evitando preparaciones fritas. Utilizar aceites vegetales en poca cantidad para saborizar y evitar su reutilización si está quemado. Igualmente se recomienda margarinas de consistencia suave a temperatura ambiente, garantizando menor aporte de grasas trans.

Proteínas: su aporte debe estar basado en alimentos de origen animal en pequeñas porciones, libres de grasas visibles, como pollo sin piel y quesos blancos frescos bajos en grasas, y huevos enteros.

La cantidad de sodio o de sal de mesa a agregar debe ser baja, menos de 6 gramos al día para población sana y disminuir a menos de 4 gramos al día en personas con diabetes.

Utilizar técnicas culinarias sencillas, como hervidos, al horno, guisos con vegetales y poco agregado de aceites o grasas vegetales.

Líquidos: el consumo de agua es de vital importancia para mantener la hidratación adecuada y el funcionamiento óptimo a nivel celular.

En lo posible, realizar tres comidas al día, desayuno, almuerzo y una cena ligera y dos pequeñas meriendas a media mañana y media tarde consistentes de una porción de fruta

 

 

Lic. Marisel Carvajal
Esp. Nutrición Clínica en Endocrinología y Metabolismo

Compartir redes: 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.